Turismo activo

Senderismo

Además todo estos espacios están unidos por multitud de senderos y caminos, entre ellos el conocido como el Camino de Santiago, que llega hasta el mismo centro urbano de Gáldar. Los aborígenes establecieron y mantuvieron activos estos senderos, y durante casi dos milenios, las veredas y caminos eran la via de comunicación más directos entre poblados, utilizados luego por los conquistadores para adentrarse en un territorio agreste y difícil. Les siguieron años de caminos reales, modificando en parte las anteriores rutas, para facilitar el paso de las bestias de carga, al ser propiedad pública, en aquel tiempo, personificado en la figura del Rey, quien asumiera su mantenimiento, se les llamó Reales a los que lo eran y, por extensión a todos los caminos públicos. Así, subían y volvían a bajar, o viceversa, carboneros y pinocheros furtivos perseguidos por los guardas del monte; marchantes en busca de ganado y cueros; jarandinos, judíos o árabes comerciantes de paños o cualquier otra cosa; recorredores de terratenientes para cobrar "las medias", además de campesinos, clérigos, médicos, obispos, secretarios de algo y todo aquel viajero que quisiera desplazarse por algún recóndito lugar de la isla. El interés actual por recuperar estos caminos se centra en las posibilidades de uso como senderos turísticos por parajes naturales de gran belleza., pero también se potencia la economía en zonas rurales más alejadas.

Galería de fotos y videos

Descargas